Proyecto Surge

Después de los ensayos de los prototipos marinos WaveRoller en Peniche en 2007 y 2008, un nuevo proyecto se inició (ver la historia de la compañía). En 2009, un consorcio formado por autoridades locales, entidades científicas y una empresa de servicios públicos se formó y dirigio AW-Energy.

El proyecto llamado "Simple Generación de Energía Renovable Submarina" o SURGE por su siglas en ingles, es financiado por el 7PM, un plan de financiación de la UE.  El objetivo del proyecto es crear un convertidor de energía undimotriz conectado a la red  y desplegarlo en Peniche,  Portugal.

Los socios institucionales son: Estaleiros Navais de Peniche, Wave Energy Centre - Centro de Energia ads Ondas, Instituto Hidrografico and Camara municipal de Peniche. La compañía de servicios de electricidad es Enéolica SA.

La granja de olas se compone por tres unidades WaveRoller  de 100 kW cada una(capacidad nominal total de la granja es de 300 kW) y se implementó en 2012. La construcción de los dispositivos se llevó a cabo en Finlandia y Portugal. El trabajo inicial fue realizado en Finlandia, mientras que la construcción de la base flotante, paneles compuestos y el montaje completo de WaveRoller fue ejecutada localmente en Peniche, Portugal. WaveRoller tiene una licencia de 1 MW para la conexión a la red eléctrica nacional en Portugal.

El trabajo pionero del equipo WaveRoller y sus socios incluyen una amplia gama de investigación y desarrollo. El proyecto consistió en actividades de I & D las que permitieron a  la tecnología de WaveRoller  avanzar en el campo de la generación de energía de las olas y contribuir al progreso general de la industria. Al mismo tiempo, el proyecto SURGE culminó con la producción de electricidad actual. La central eléctrica de demostración WaveRoller, genera energía limpia y renovable del océano ,la cual entrega a la red nacional de Portugal.

El proyecto SURGE también ha examinado el posible impacto ambiental de la instalación de WaveRoller. Varios estudios analizaron  el posible estrés en el fondo del océano, así como otros variables, tales como el ruido y la colonización biótica del propio dispositivo (Ver más en el Medio Ambiente). Los resultados confirman la opinión inicial de que el impacto de  WaveRoller en el medio ambiente es mínimo, despejando el camino para las futuras instalaciones de WaveRoller a lo largo de las líneas costeras, donde las consideraciones ambientales desempeñan un papel importante.